La pandemia está alterando tu periodo

“Los cambios en el ciclo menstrual son comunes, pero hemos visto más casos en estos seis meses”, cuenta Beth Schwartz, ginecóloga obstetra del hospital de la Universidad Thomas Jefferson en Filadelfia y el Hospital Pediátrico Nemours/Alfred I. duPont en Wilmington, Delaware. “Estoy convencida de que tiene mucho que ver con el COVID-19”.

A fin de cuentas, debido a la pandemia suspendimos nuestras rutinas normales y estamos más ansiosas. Y los niveles de estrés pueden afectar el ciclo menstrual, así como los cambios en los horarios de trabajo (o estatus laboral), patrones de sueño, hábitos alimenticios y rutinas de ejercicio, que muchas hemos experimentado desde marzo. ¿Pero cómo identificar las causas de las variaciones en el ciclo y si debemos acudir al médico? Pedí el consejo de las expertas.

La pandemia y tu periodo

Es útil entender cómo se regula la menstruación. “La mayoría cree que el control del ciclo menstrual reside en el útero, pero no es así. Reside en el cerebro”, afirma Mary Jane Minkin, ginecóloga en la Facultad de Medicina de la Universidad de Yale, en New Haven, Connecticut.

Específicamente, en el hipotálamo, que controla la glándula pituitaria y la segregación de distintas hormonas, algunas de las cuales provocan que los ovarios produzcan estrógeno y progesterona. Estas dos hormonas engrosan la cubierta del útero para preparar el organismo para el embarazo. Si no te embarazas durante el ciclo, los niveles hormonales disminuyen y el revestimiento del útero se desprende. Este es el sangrado que conocemos como menstruación, es decir, el periodo.

(Es interesante que cifras demuestran que a las mujeres que contraen COVID-19, la enfermedad que causa el nuevo coronavirus, les va mejor que a los hombres, e investigadores suponen que el estrógeno y la progesterona tienen mucho que ver. Investigadores en Nueva York y Los Ángeles están medicando a los pacientes masculinos de COVID-19 con estas hormonas para determinar si incrementan su inmunidad, aunque no se ha comprobado nada.)

La importancia del minúsculo hipotálamo es enorme. Además del periodo, también contribuye a regular el ritmo cardíaco, la presión sanguínea y cuánto comemos, bebemos y dormimos. También responde al estrés. Cuando la información que recibe el hipotálamo cambia, puede afectar todo el cuerpo, incluido el ciclo menstrual.

“Hay muchas cosas que pueden interferir con el control ovulatorio regular. Es un sistema complejo y cualquier estrés puede desordenarlo”, asegura Minkin. Incluso algo que parece inofensivo, como tomar una vitamina, suplemento natural o medicamento, puede tener consecuencias en el ciclo, al igual que cambiar el horario en el que tomas la pastilla anticonceptiva.

Enfermar de coronavirus también puede perturbar el ciclo. “Cualquier enfermedad importante puede trastornar el ritmo del sistema menstrual. No se relaciona específicamente con el virus del COVID-19 per se, sino con estar enfermo en general”, afirma Minkin.

Elizabeth Ward, nutrióloga con sede en Boston y coautora del libro The Menopause Diet Plan señala que los cambios repentinos en el peso también afectan la menstruación. Algunas mujeres han subido o bajado de peso por el estrés de la pandemia, y los dos extremos pueden alterar las hormonas y los ciclos menstruales.

A decir de Ward, quien sugiere una alimentación antiinflamatoria y sobre todo vegetal, la buena alimentación puede contrarrestar algunos efectos negativos del estrés: “No es necesario eliminar los productos animales, pero buena parte del plato debe provenir de alimentos vegetales: llena la mitad del plato con frutas y verduras, un cuarto con granos integrales y otro cuarto con buenas fuentes de proteína, como mariscos, huevos o tofu”.

El ejercicio es excelente para reducir el estrés, pero Ward pide no excederse: “No es bueno intercambiar una forma de estrés por otra, como hacer demasiado ejercicio. Si la grasa corporal disminuye demasiado, dejarás de menstruar”.

Por último, ten en mente que la pandemia ha alterado los periodos por otros motivos: ha disminuido la oferta de tampones y toallas sanitarias en algunas zonas de los Estados Unidos, al igual que en otros países. Algunas personas han acumulado suministros, metiendo a otras en aprietos. Si tienes productos menstruales de sobra, contempla donar el excedente a un refugio o beneficencia como I Support the Girls, que redistribuye los productos a personas necesitadas en todo el mundo.

Otros motivos de las alteraciones en el ciclo

Las ginecólogas a quienes entrevisté estiman que si durante la pandemia se te ha atrasado o adelantado el periodo, o el flujo es más abundante de lo normal, no hay de qué preocuparse. Tanto Schwartz como Minkin cuentan que saltarse un periodo no suele ser motivo de alarma, pero recomiendan consultar con tu médico si te sientes nerviosa por algo: la tranquilidad de hacerlo puede ayudar a reducir el estrés.

“Incluso si no parece nada, siempre es buena idea compartir tus inquietudes con tu médico”, dice Schwartz.

Aunque puede no estar relacionado con la pandemia, aunque saltarse un periodo puede ser una fluctuación normal en respuesta al estrés del coronavirus, no ignores un posible embarazo. “Si eres sexualmente activa y estás tomando anticonceptivos, nunca está de más hacerse una prueba de embarazo cuando cambia el patrón menstrual”, asegura Schwartz.

Por supuesto que si quieres embarazarte, un ciclo irregular es frustrante. “Si tu ciclo menstrual es irregular, entonces no puedes rastrear la ovulación igual de bien, lo cual dificulta embarazarse”, dice Minkin. Sugiere consultar a tu médico sobre métodos para regular la ovulación.

Si no quieres embarazarte, recurre a un método anticonceptivo de confianza. No confíes en el método del ritmo (rastrear tu historial menstrual para predecir la ovulación), pues si tu ovulación es impredecible, podrías embarazarte. En esta época no necesitas ese estrés adicional.

Si estás en los 40 y te saltas un periodo, puede deberse al inicio de la perimenopausia, la transición normal antes de la menopausia. “Todos los días en Estados Unidos, cerca de 2,000 mujeres tienen su último periodo porque están finalizando esa transición a la menopausia”, dice Ward. “No obstante, millones más están en la perimenopausia, la cual puede durar hasta diez años”. Durante esta transición, es normal tener periodos irregulares, con flujo más abundante o ligero que antes.

Si te saltas el periodo y además tienes síntomas como bochornos, resequedad vaginal o problemas para dormir, pueden ser indicadores de la perimenopausia. Schwartz sugiere rastrear tu ciclo y síntomas relacionados en una libreta o app de ciclo menstrual. Este historial también ayudará a tu médico a determinar las causas.

¿Y si es algo más serio?

Si bien en general un periodo irregular no es cuestión de alarma, hay escenarios en los que debes alertar a tu médico. “Aconsejo a mis pacientes (que no están en la menopausia) que me informen si dejan de menstruar más de tres meses. No es una emergencia, y no deben ponerse nerviosas de que sea algo serio. Pero sí deben evaluarse”, afirma Schwartz.

Algunos trastornos del hipotálamo, la glándula pituitaria y los ovarios pueden alterar la menstruación. Según Minkin, los pacientes con irregularidades persistentes podrían contemplar con su médico examinar los niveles de la hormona pituitaria y la tiroides.

También hay que estar atentas al sangrado irregular entre periodos. “El sangrado irregular suele responder más a un pólipo o algo más, y menos a estrés. No es motivo para entrar en pánico, para nada, pero consúltalo con tu médico”, asegura Minkin.

Cuando consultes con tu médico sobre cambios en tu ciclo, asegúrate de mencionar hábitos de sueño, ejercicio, hábitos alimenticios, estrés, medicamentos y suplementos para que tenga una idea de tu estilo de vida actual. En mi caso, fue una irregularidad pasajera y el mes siguiente todo volvió a la normalidad.

La nutricionista Cara Rosenbloom es presidenta de Words to Eat By, escritora y especialista en educación nutricional y desarrollo de recetas. Es coautora de ‘Nourish: Whole Food Recipes Featuring Seeds, Nuts and Beans’.

Leer más:

View original article here Source

Related Posts